22 de diciembre de 2011

El Gobierno Vasco cobrará los rescates de 'actividades peligrosas'

El Parlamento Vasco ha aprobado hoy la modificación de la Ley de Tasas que posibilitará que Euskadi empiece a cobrar por los rescates a quienes practiquen actividades deportivas consideradas "peligrosas", entre ellas la escalada, o a quienes originen un salvamento por imprudentes.



La tasa por rastreo, rescate o salvamento ha salido adelante con los votos de PSE-EE y PNV, y lo que persigue es fomentar la contratación de seguros para cubrir actividades "peligrosas o de riesgo", según ha explicado el consejero de Economía, Carlos Aguirre.

A partir de la entrada en vigor de la ley, quienes practiquen submarinismo, surf y otras variables de deportes acuáticos, descenso de cañones y barrancos, escalada, espeleología, bicicleta de montaña sin casco protector, motocross, turismo ecuestre, esquí o vuelo en parapente, y no tengan contratado un seguro, se podrán enfrentar a sanciones en el caso de que sufran un accidente y tengan que ser rescatados.

PNV, Aralar, EA, EB y UPyD se han opuesto a la implantación de una tasa de este tipo por considerarla "arbitraria" y "discriminatoria".

Durante el debate, el parlamentario de Aralar Dani Maeztu, practicante de escalada deportiva, ha utilizado datos del Departamento de Interior para oponerse a la medida y ha dicho que de los 281 rescates llevados a cabo en los últimos tres años, los accidentes derivados de la práctica de la escalada sólo supusieron seis casos y los de espeleología dos.

En cambio, los rescates protagonizados en montaña por excursionistas fueron el 77 por ciento de los casos y en segundo lugar, tuvieron como protagonistas a buscadores de perretxikos o setas.

Leire Corrales (PNV) ha dicho que no se opondría a regular mediante sanción las imprudencias que originen rescates pero no a imponer una tasa, y ha opinado que establecer este tipo de tasas para los accidentes de tráfico sería la misma barbaridad.

Joana Madrigal (PSE) ha recordado que para conducir se exige un carné y disponer de seguro y por eso nadie se escandaliza.

Gorka Maneiro (UPyD) ha advertido de que comer o fumar en exceso también son actividades de riesgo y ha planteado si a los ciudadanos que tengan que ser atendidos por este motivo se les debería cobrar una tasa.

Juanjo Agirrezabala (EA) ha defendido que se cobren los rescates sólo en casos de negligencia o imprudencia y, para demostrar que la tasa aprobada no es justa, ha planteado el caso de un conductor que sufre un accidente por ir a 150 kilómetros a la hora. "Eso también es un caso de imprudencia", ha advertido.

Mikel Arana (EB) también se ha sumado a los grupos de la oposición en su argumentación de que la tasa es discriminatoria.

Para cerrar el debate, Antonio Damborenea (PP) ha tratado de aplacar la discusión diciendo que lo que esperan es que la tasa no se llegue a cobrar nunca porque no haya imprudencias y, en todo caso, si hay accidentes por actividades peligrosas, asumirán la tasa los seguros y no los ciudadanos.

Según la ley aprobada, los menores de 16 años y las personas con alguna deficiencia o alteración psíquica estarán exentas. Tampoco se cobrarán los rescates en los que la víctima fallezca a consecuencia del accidente.

Las tasas a pagar irán desde los 36 euros por hora por los medios humanos movilizados (por cada persona), 38 euros la hora por cada vehículo desplazado al lugar del rescate, por cada embarcación entre 383 euros y 2.017 euros por hora (según el tamaño), y 2.093 euros por hora por cada helicóptero que se movilice para el rescate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario